_

Galeria de Imagenes

Menu

Usuarios



Visitas


Visitas hoy:32
Visitas Total:62677
Impresiones hoy:723
Impresiones totales:365334
Bots today:99

A la ciudadanía

¿El PROYECTO DE LEY DE EDUCACIÓN SUPERIOR VIOLA REALMENTE LA AUTONOMÍA UNIVERSITARIA?

Desde el inicio del debate de la nueva Ley de Educación Superior muchos sectores de la Universidad han manifestado que esta Ley está intentando violentar la autonomía universitaria. Ante lo cual me hago una pregunta: ¿Qué es la autonomía universitaria, cuál es su objetivo y dónde nació como conquista del sector estudiantil?

En el año 1918 en la atrasada y clerical provincia de Córdova, en Argentina, se funda el movimiento estudiantil universitario, con el Grito de Córdova, como respuesta rebelde y revolucionaria, ante la tiranía impuesta por los Gobiernos de turno que a través de la Universidad reproducían los vicios de sus políticas pro imperialistas. Este manifiesto de Córdova se basaba en los siguientes principios: autonomía universitaria, el cogobierno, la extensión universitaria, la periodicidad de las cátedras, y los concursos de oposición, entre otros. La necesidad de la autonomía se basaba en separar el poder político de las Universidades para de esta manera asegurar que en la Universidad se practique la libre producción del pensamiento. Esta autonomía se basaba en la elección interna de sus autoridades, la libertad de cátedra, la formulación de sus propios estatutos internos, la inviolabilidad de los recintos universitarios, el aseguramiento y administración de sus recursos, entre otras cosas.

Ahora de ninguna manera esta autonomía universitaria expresada por el manifiesto de Córdova buscaba que a través de la misma se legitime el clientelismo político y la administración de prebendas, ni tampoco que a través de esta mal utilizada autonomía se convierta en una práctica diaria la antidemocracia y el secuestro de los espacios de representación para utilizar los mismos como plataformas partidistas, ni tampoco se pretendía que se utilicen de manera irresponsable los dineros públicos sin ninguna rendición de cuentas, y peor aún se pretendía la mercantilización de la educación superior y la creación sin planificación de las carreras que a la postre darían como fruto la expedición de los nuevos desempleados o subempleados del país, y mucho menos se pretendía que la educación superior se convierta en un privilegio de pocos.

Entonces es acaso ese tipo de autonomía el que necesitamos, o la autonomía proclamaba por los próceres de Córdova que indignados por el accionar de los académicos "que confundían el reparto de prebendas con la misión docente", donde las autoridades "designaban profesores de entre sus familiares o allegados, confeccionaban los planes de estudios, controlaban la formación de las nuevas generaciones para mantenerlas sujetas a las cadenas semifeudales" según manifestaron, proclamaron un Gobierno compartido entre todos los integrantes de la comunidad universitaria, y buscar mediante la extensión universitaria y la articulación de la universidad con la sociedad, contribuir al desarrollo nacional.

Entonces esta defensa a ultranza, carente de alguna lógica, que irónicamente la realizan los verdades causantes del deterioro de la educación superior en nuestro país, es en realidad un intento desesperado de permanecer en el “estatus quo” vigente que tanto daño le ha hecho a la Universidad Ecuatoriana, y que ha provocado que jamás nuestros representantes estudiantiles nos rindan cuentas claras de los recursos recibidos, que debieron ser a favor de los estudiantes. Debemos estar claros, necesitamos urgentemente que a través de la aprobación de esta nueva Ley se dé un punto de partida para la consecución de un mejor futuro de la Educación Superior en nuestro país; que respete la autonomía universitaria pero con rendición de cuentas; que garantice la igualdad de oportunidades; que articule los estudios aprendidos en las aulas al desarrollo nacional; que establezca parámetros de calidad para nuestras universidades; que impulse el cogobierno universitario, el estudiantil principalmente; pero por sobre todo, una Ley que entienda la responsabilidad social que debe emitir su articulado y fortalecer la misma en la práctica real

Que es necesaria la coordinación con el poder ejecutivo, por supuesto, porque de ninguna manera se pueda pensar que las políticas de desarrollo vayan por un lado, y la educación por otro, pero que por ello haya una injerencia total del Gobierno tampoco es recomendable, ya que la educación no puede quedar subordinada a un gobierno de turno, donde para muchos la preocupación radica en que si llegara al poder un gobierno con un proyecto político distinto al actual, podría ser un atentado contra la educación y en especial de la pública; pero tampoco esto puede ser un pretexto para el archivo de la ley, que es el anhelo de la derecha ecuatoriana y la izquierda estalinista, para volver al anterior CONESUP, lo cual es impensable.

Por eso se aspira, que con la aprobación de esta norma jurídica se logre romper con el predominio de ciertos sectores que tanto daño le han hecho a nuestra educación, que es lo que realmente queremos la mayoría de los estudiantes. Por lo cual se debe promover un real análisis del articulado del proyecto, para poder exponer criterios realmente objetivos, y aquellos que si queremos un cambio radical en la Educación Superior de nuestro país, alcemos nuestra voz, y no permitir que la misma sea utilizada por algunos grupos que “dicen” que nos representan.

“Ya es hora de dejar de lanzar piedras para romper ventanas y comenzar a lanzar ideas para romper esquemas”

Ernesto Nieto

Dirigente Estudiantil de la Universidad de Cuenca Vicepresidente Nacional de la Juventud Socialista Revolucionaria Ecuatoriana

Julio 2010

 
  •  assange mesa redonda

Cultura

INDICADORES ECONOMICOS